• english
  • spanish

Un homme qui crieMiguel y yo siempre estamos de acuerdo que si uno quiere ver una buena pelicula, debe elegir un drama. Las comedias o las peliculas romanticas pueden ser buenas, pero raramente extraordinarias. La intensidad y la profundidad de un drama nunca puede ser alcanzada por una comedia. Un buen drama se quedara contigo por un largo tiempo, a veces para siempre. 
Quizas porque nuestras vidas en este mundo son mayormente dramas, con pequeños momentos de felicidad, risas o romance. Como seres humanos nos identificamos con el sufrimiento, el dolor, y la lucha de otros hombres mas que con sus momentos alegres.
El viernes pasado concurri a la apertura del Cascade Festival of African Films a ver el filme A Screaming Man (Un homme qui crie) del gran director Mahamat-Saleh Haroun. Definitivamente, esta pelicula entra en la categoria de un gran drama que persistira en vuestra mente y corazon mucho mas que todas las comedias que hayais visto en vuestra vida. Un homme qui crie
Un homme qui crie
A Screaming Man, pertenece al panteon de las grandes peliculas, porque es tan rica que no importa quien sea uno, donde vivamos, o a que cultura pertenezcamos, siempre tendra algo que resonara en nosotros.
Como en Daratt, este es un filme de pocas palabras. Todas las emociones del principal personaje son mostradas como poco o no dialogo, lagrimas o gritos.
Adam, un ex campeon de natacion, es un empleado de una piscina en un hotel en Chad que ha sido comprado por nuevos dueños chinos quienes deciden reorganizar el negocio y librarse de muchos empleados. Adam es forzado a dejar su trabajo y es reemplazado por su hijo de 20 años, Abdel y se le asigna la tarea de atender la entrada de autos del hotel.  Se siente humillado y la relacion con su hijo se vuelve cada vez mas tensa. Al mismo tiempo, el pais esta en guerra y Adam se ve obligado por el gobierno a contribuir al “war effort” (esfuerzo de guerra) con su pobre salario que ahora ademas se ve reducido todavia mas.
La pelicula, como muchas de Mahamat-Saleh Haroun, explora la relacion padre-hijo, pero tambien la dinamica de un pais que esta permanentemente en guerra, con tensiones entre musulmanes y cristianos, donde hay una falta de futuro para las nuevas generaciones, donde nada es seguro, y donde hay pocas esperanzas de un cambio.
La vieja generacion esta representada por Adam, un hombre que lucha y que quiere vivir una vida lo mas cercana posible a la normalidad pero que luego se arrepiente de las elecciones que, a fuerza de desesperacion, ha tomado. La nueva generacion esta representada por Abdel y su novia, pero sobretodo por el hijo de ambos que esta por nacer.
Si les ha gustado Daratt, les encantara esta pelicula. Los temas que explora son universales, pero muchas de sus situaciones claramente pertencen al continente africano. Guerras civiles, gobiernos corruptos, pueblos forzados a abandonar sus tierras y un sentimiento opresivo de que nada cambiara.
A Screaming Man es un gran drama; real, profundo y conmoverdor.
Como una nota anexa, despues de la pelicula iba a haber un debate entre el publico y el director, una de las cosas que REALMENTE esperaba.
Sin embargo, Mahamat-Saleh Haroun no pudo concurrir la exhibicion de su filme en Portland, solo porque no pudo conseguir una visa para entrar en los Estados Unidos. Que verguenza!
Las politicas de Homeland Security en su mejor expresion.

alicia
AliciA